Artículo

El Sueño Americano de Dominar el Mercado del Petróleo

US Domination of Oil Markets a Pipe Dream

"Aunque el 'tight oil' está disponible a un coste bajo, su refinado es más difícil y requiere soluciones innovadoras"

No hay duda de que la creciente producción de tight oil (petróleo de formaciones compactas) en EEUU ha impactado en el mercado del sector y cambiado los patrones de comercio del crudo y sus productos. Sin duda, el esquisto ha reducido, entre otros, la importación de petróleo estadounidense. Esta tendencia probablemente continuará varios años, aunque los entusiastas solo nos cuenten en lado bueno de la historia. David Petraeus, antiguo jefe de la CIA y Presidente del KKR Global Institute, habla de “la Década de Norteamérica” y de cómo “el crecimiento de EEUU será guiado por su revolución energética”. Pero, según un artículo en la revista Hydrocarbon Processing de Julio de 2013 (escrito por B. Wright y C. Sandu de Baker Hughes Company), existen muchas dificultades en el manejo del esquisto en todas sus fases de producción, transporte, almacenaje y refinado. 1) Su calidad varía incluso en el mismo yacimiento, y suele contener moléculas sólidas y de parafina. Habitualmente se mezcla con petróleo convencional para refinarlo. 2) Por ser muy ligero y ceroso, tiende a crear asfalto que obstruye equipamiento, desaladoras y calderas. Aun con poco azufre, el sulfuro de hidrógeno y los mercaptanos intensifican la corrosión de las unidades de destilación. 3) Las refinerías necesitan suministro constante, pero actualmente no hay sistema de transporte apropiado para el esquisto. 4) La cera se deposita en las paredes de barcos y camiones, obligando a la limpieza frecuente y añadiendo costes operacionales. Lo mismo ocurre en oleoductos y tanques de almacenaje. Los problemas en poros y turbinas requieren de “multi-componentes químicos adicionales…”. 5) El refinado necesita productos adicionales para corregir sus propiedades, como en el flujo en frío de diésel y lubricantes. 6) Las preocupaciones medioambientales sobre el fracking no desaparecerán, y pueden incrementarse con la producción. Por todo ello, las proyecciones que vemos ahora podrían cambiar en un futuro. En cualquier caso, el petróleo convencional no perderá protagonismo.

Más información