Artículo

La Fed y los Emergentes

The Dollar and the Damage Done

"Es más fácil culpar a la Fed de los problemas económicos globales que a los países emergentes por su lentitud en aplicar reformas económicas"

La Fed está siendo culpada por la reciente volatilidad en los mercados emergentes. ¿Pero se trata sólo de un chivo expiatorio? La Fed no debería ser absuelta de toda culpa. Razones: 1) No ha hecho ningún esfuerzo para tener en cuenta el impacto de sus políticas en las economías emergentes. La perspectiva de mayores tipos de interés en EEUU, por la progresiva reducción de la flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), debilita el incentivo a invertir en mercados emergentes. 2) El Congreso de EEUU, como parte del reciente acuerdo presupuestario del Gobierno, se negó al aumento en la suscripción de cuotas de EEUU al FMI. Este fracaso reabre viejas heridas y plantea interrogantes sobre la legitimidad de una institución dominada por unas cuantas economías avanzadas. 3) La Fed ha decidido hacer permanentes los swaps en dólares, que facilita a unos cuantos bancos centrales. Esto reconoce el rol único del dólar en los mercados financieros internacionales. Estos tres eventos, hacen que la Fed sea la única fuente de liquidez en dólares en caso de emergencia. Pero, sólo para unos pocos privilegiados. Sin embargo, dada la responsabilidad de EEUU en la estabilidad de la economía mundial, ¿qué se debería hacer? 1) Se deben negociar líneas permanentes de swaps con países como Corea del Sur, Chile, México, India y Brasil. 2) La Fed debe ajustar sus políticas para reflejar el hecho de que sus acciones afectan desproporcionadamente a otros países, con repercusiones finales sobre la economía estadounidense. Así, es posible que la Fed debiera reducir el ritmo de desaceleración de su QE. La Fed puede dudar en extender las líneas swap adicionales, al quedar expuesta a pérdidas en moneda extranjera; puede enemistarse con países que no reciban tales servicios; y pueden temer críticas del Congreso por traspasar los límites de su mandato si se centra en las responsabilidades globales. Así, su única opción es llegar a un acuerdo sobre los aumentos de cuotas para el FMI, reconociendo la responsabilidad de la estabilidad financiera internacional a quién le pertenece: a una organización internacional legítima.

Más información